Escuchamos o censuramos?

El proyecto Escolta’m! pretende actuar de altoparlante de los vecinos del barrio y en este caso de un grupo de jóvenes. Escucharlos para luego generar una reflexión, con todo el vecindario, sobre la plaza y el barrio que deseamos. Las experiencias y aspiraciones de estos jóvenes deben tomarse en cuenta en el necesario análisis y debate sobre el devenir de nuestro barrio.

En Mescladís coincidimos plenamente con los jóvenes que participaron de la experiencia. La plaza no se merece el acoso policial a la que esta siendo sometida. No es legitimo que la policía considere que todo jóven de minoría étnica sentado en los bancos de la plaza es un potencial delincuente a quien estoy obligado a demandarle su documentación y humillarlo públicamente otorgándole un trato de criminal. Ademas es ilegal.

El año pasado, el Sindicato Unificado de Policía, mayoritario en el cuerpo, vertió una acusación ante la Comisión de Interior. Su secretario general, José Manuel Sánchez Fornet, denunció que cada año se producen en España “millones de identificaciones” a inmigrantes y que la mayoría no cumplen los requisitos estipulados por el Tribunal Supremo para que un agente pueda exigir la documentación a un ciudadano en la vía pública: que resulte sospechoso de haber cometido un delito o que parezca que puede cometerlo.

En el Forat de la Vergonya se viola la ley varias veces al día. Los jóvenes de minorías étnicas son acosados constantemente por la policía. Exigir que se ponga fin a esta práctica degradante y criminalizadora de la inmigración en general es defender la cohesión social y los derechos de los vecinos de nuestro barrio. De todos los vecinos. Los problemas y desafíos del vecindario requieren de políticas sociales activas mucho antes que intervenciones policiales estériles y perjudiciales para la convivencia. Seria incluso mucho mas barato que el gasto policíal. Los jóvenes retratados por Joan Tomás tienen la razón y el derecho de su parte cuando exigen “Stop Redadas, Stop Racismo”.

De momento las autoridades políticas del distrito han optado por censurar la palabra Redadas de la muestra bajo amenaza de desmontarla el mismo día. No parece que sea una actitud de escucha atenta y respetuosa. Queda esperar que el sonado debate que esta muestra ha ocasionado en el distrito lleve a ampliar los canales de comunicación y que se tomen medidas que garanticen los derechos de nuestros vecinos. El de libre circulación es uno de ellos.

Desde Mescladís apoyamos plenamente que se facilite desde el ayuntamiento un foro de debate sobre la manera de gestionar la seguridad y las políticas sociales del barrio. A esa mesa nosotros llevaremos la demanda compartida con los jóvenes de un barrio sin redadas policiales racistas. El racismo es un delito, no una opinión. Y lo mismo vale para el racismo institucional.

Toda buena conversación comienza con una buena escucha. Esperemos y deseamos que sea el caso.

20120701-183515.jpg

Anuncios

2 Respuestas a “Escuchamos o censuramos?

  1. Pingback: El Pou de la Figuera denuncia las redadas, sin mencionar las redadas « LA PRORROGA·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s